Una buena escucha
Una buena escucha

PUEDE CAMBIAR LA VIDA

ES POSIBLE OIR BIEN
ES POSIBLE OIR BIEN

Y ESCUCHAR MAL

APRENDA A ESCUCHAR
APRENDA A ESCUCHAR

PARA COMUNICAR

Previous Next Play Pause
loading...

Los resultados de un estudio realizado en la Universidad de Los Ángeles (UCLA) reflejaron que los niños con síndrome de Down tienen un procesamiento auditivo muy lento.

Aparte de esto, sabemos que los niños con síndrome de Down presentan un bajo tono muscular, y muchos presentan una pobre regulación del oído medio. La combinación de estos factores afecta el desarrollo del habla y del lenguaje, así como de las habilidades motoras.

El trabajo del doctor Alfred Tomatis muestra que el oído está activamente involucrado en el procesamiento del lenguaje y en el control auditivo del habla.

Él ha hecho la diferencia entre “oír”, que es la recepción pasiva del sonido, y“escuchar”, que es la habilidad activa que tiene el oído para enfocarse.

El oído medio, a través de la acción de sus músculos, actúa como un radar dirigiendo selectivamente la atención hacia el sonido que nos interesa, como es el caso de los sonidos del lenguaje que queremos percibir.

Este involucramiento activo es un paso esencial en el proceso auditivo.

Para Tomatis, la manera en que trabaja el oído es comparable a la función ocular de la visión .

El Método Tomatis puede ayudar a los niños con Síndrome de Down de diferentes maneras:

  • Se estimula la cóclea o el aparato de la audición haciendo que los niños con síndrome de down mejoren el procesamiento auditivo, esto es, que analicen o comprendan mejor los sonidos relacionados con el habla y lenguaje.
  • Ejercita a los músculos del oído medio, ayudando a discriminar y estar más alerta a los sonidos que le rodean.
  • Estimula los canales semicirculares o aparato vestibular, ayudando a mejorar la coordinación motora, la postura y el balance.
  • Estimula a la producción de sonidos, palabras, frases y oraciones según el nivel de desarrollo en el que se encuentra el niño con síndrome de down.